enlaces:




VALORES

El trato personal y preferente con el cliente son señas de identidad del despacho, que siempre ha estado dimensionado con el personal necesario para el mejor servicio al cliente, debiendo destacarse que, en todo caso, el cliente es tratado directamente por el socio, y su asunto siempre es conocido por otro letrado asignado y otro más de apoyo. Ello hace que el cliente, en cualquier momento pueda ser atendido al encontrarse siempre en disposición cualquiera de los letrados que conocen el asunto encargado y la evolución del mismo.

Este tratamiento tan personalizado del cliente ha exigido del despacho una profunda selección de los profesionales que prestan servicio en el mismo, y en los que ha primado especialmente la confianza, la ambición por mejorar y la lealtad al cliente. Los profesionales, una vez son seleccionados, entran en un proceso constante de formación, de contenido interno fundamentalmente, sin perjuicio de que acuden también a otros cursos de formación, que les va configurando en un modelo de tratamiento único del cliente.

Ello ha reportado que el Despacho se convierte en una especie de cabecera o persona de confianza para numerosos clientes que en todo momento se sienten confortados por el tratamiento recibido.